Gato Balinés

Origen e historia

Esta raza tuvo su origen en los gatitos de pelo largo que aparecían de vez en cuando en las colinas (los siameses). Se pusieron aparte y se vendieron como animales de compañía.

En la década de 40, la criadora americana Helen Smith inició un trabajo para intentar el reconocimiento del Balinés como raza. El reconocimiento oficial vino en 1970 por la CFA. Fue Helen quien le dio el nombre de Balinés, en homenaje a los movimientos graciosos y líneas esbeltas, que la recordaban a los bailarines de la isla de Bali.

Características y colores

Cabeza larga, triangular, orejas grandes y puntas, ojos almendrados de color azul zafiro; cola larga, esbelta y felpuda, pelaje largo, fino y sedoso, ligeramente ondulado en las partes donde es más largo.

Colores (todos los colores del Siamés):

Seal Point, azul point, chocolate point, lilac point, red point, seal tortie point, tortie point azul, tortie point chocolate, tortie point lilac, seal point fulvo, tabby point azul. Algunas asociaciones sólo aceptan el seal point, el blue point, el chocolate point y el lila point.

Temperamento

De vistosa elegancia y cuerpo esbelto, no es tan juguetón como el Siamés, pero es más afectuoso y menos orgulloso.

El Balinés tiene la voz más suave y maúlla menos que el Siamés. Otro atractivo en este gato es la facilidad para adaptarse a un ambiente donde hay otros animales, aprecia la compañía de otro gato. Lo que no falta a este gato es energía y voluntad de jugar. Salta, escala postes y se divierte con juguetes y le encanta traer objetos a sus dueños.