Gato Sagrado de Birmania

Origen e Historia

Según la leyenda acerca del gato sagrado de birmania , existía en un templo un gato blanco, de pelo el largo, que era el fiel compañero de un sacerdote. Cuando éste murió asesinado por invasores, el gato saltó hacia arriba del cuerpo de su dueño y ahí quedó, para evitar que alguien se acercara. En ese momento, su pelo se puso color niebla dorada y algo crema.

Los ojos dorados se volvieron azules y las patas, nariz, orejas y cola, azules – grises. Sólo los cuatro pies, que estaban en contacto con el cuerpo del difunto, permanecieron blancos. Después de eso, todos los otros gatos criados en los templos quedaron iguales a él.

Lo que todo indica, el Sagrado de Birmania desciende de los gatos que eran venerados como dioses en los templos budistas de Birmania (actual Myanmar), en Asia, en el siglo XV. Los sacerdotes creían que los fieles volvían a la Tierra en forma de gatos. Hay varias descripciones de la llegada de los primeros ejemplares de la raza a Europa. La raza moderna fue fundada por “Wong Mau”, un Sagrado de Birmania llevado a los Estados Unidos en 1930 – que fue cruzado con un Siamés. Es probable que haya habido importaciones posteriores de Birmania. Pero el hecho es que en 1936 la raza ya se había vuelto suficientemente pura para ser reconocida en los Estados Unidos.

Características y colores

El cuerpo es de tamaño medio, alargado, macizo, llevado por piernas cortas y fuertes. La cabeza es redonda, ancha, de forma cuneiforme. La nariz es corta y bien pronunciada, y el color de la punta debe coincidir con el del manto. El pelo del manto es muy lustroso, corto y satinado, muy bien distribuido en el dorso y en los lados y ligeramente ondulado en el vientre. El pelo es más corto en el hocico, pero se adhiere a las mejillas y tiene una textura que nunca debe parecer opaca o áspera. La cola, de longitud mediana, es robusta y rica en vello. Los ojos tienen una forma ligeramente oblicua y de un bellísimo color azul intenso y brillante, emanando una fascinación peculiar.

Colores

El patrón siamés, siendo las patas siempre blancas, las llamadas guantes blancos.

Temperamento

Esta raza es famosa por su carácter tranquilo y al mismo tiempo sociable. A él le gusta jugar, es inteligente y alegre, y tiene una ventaja sobre los siameses: no es celoso. Generalmente él elige a una persona de temperamento tranquilo y se dedica totalmente a su “elegido” y se queda con muchas nostalgias cuando su dueño no está en casa. Es conocido también por su “miau” dulce.