Gato Somalí

Origen e historia

Los primeros gatos domésticos aparecieron en Egipto alrededor de 2.500 a. C. Fueron muy importantes en la caza de ratones y aves que eran nocivos a las existencias de cereales de los egipcios. Los gatos fueron tan importantes, que hasta un culto religioso fue instituido en su homenaje y, como los faraones también eran momificados. Hay muchas estatuas de bronce retratando a la diosa-gata Bastet , pero sólo una de las especies de gatos domésticos que existen actualmente tiene la semejanza notable, en los hábitos y la apariencia con la diosa gata de Egipto: el Gato Abisinio. Esta semejanza, sin embargo, no prueba que el gato abisinio sea de origen egipcio. En realidad, apareció por primera vez en Inglaterra en 1868. Tal vez sea descendiente de un gato llevado de Etiopía por algún diplomático inglés. Pero desde los Estados Unidos, Canadá y Australia empiezan a surgir relatos de criadores de gatos abisinios, que dicen que en ocasiones en sus nidos veían aparecer gatitos de pelo semi-largo.

En 1963, durante una exposición en Canadá, el juez Ken McGill observó y manoseó un gato abisinio de pelo semi-largo casi por broma … sólo que Ken quedó tan fascinado con aquel espectacular gato que pidió a la criadora uno, y así nació, ¡Créelo! Es con él que surge la línea más antigua de Somalís en Canadá. Casi a la misma altura, en los Estados Unidos, la criadora Evelyn Mague, comenzaba a seleccionar y crear aquellos gatos lindísimos de pelo-semilargo. Evelyn luchó por el reconocimiento de esta nueva raza y se le concedió el honor de escoger el nombre para ella. Evelyn, lo hizo con cierto humor y dio el nombre de “Somalí” a la nueva raza teniendo en cuenta el país Somalia vecino de la antigua Abisinia.

Características y colores

Los somalíes poseen ojos expresivos, cara “muy bonita parece que dibujada”, orejas “alertas”, manto sedoso (caracterizado por el ticking, es decir: cada vello posee una alternancia de franjas oscuras y claras, que pueden ir de las 4 a las 20 bandas armonizando con el color continuo Del subpelo) y una cola larga y peluda que recuerda a la de un zorro. Los dos colores más comunes son el Ruddy (liebre) y el Sorrel (canela), pero también existen los colores azul, fawn y más recientemente los silver.

Temperamento

La explicación para el enorme éxito de esta raza parece residir en el aspecto salvaje aliado al porte aristocrático / elegante y al carácter amoroso de estos gatos. Los Somalíes son muy inteligentes, tiernos, activos, juguetones y cariñosos con los dueños. A ellos les gusta participar en todo lo que pasa en el hogar, son delicados, sociables y adoran estar en compañía del (los) dueño (s), así como recibir y dar mimos … todas estas ” Las cualidades “hacen del gato Somalí un excepcional animal de compañía.